sábado, 28 de abril de 2012

Recuerdo haber siempre pensado que la propia vida no existe por sí misma, pues si no se narra, si no se cuenta, esa vida es apenas algo que transcurre, pero nada más. Para comprender a la vida hay que contarla, aun cuando sólo sea a uno mismo. Eso no significa que la narración permita una comprensión cabal, puesto que de hecho quedan siempre vacíos que la narración no cubre, pese a las suturas o remedios que intenta aplicar. Por ese motivo es por el que la narración restituye la vida sólo de forma fragmentaria.
E. Vila-Matas: Recuerdos inventados, fragmento escogido.

1 comentario:

Manuel María Torres Rojas dijo...

Memorias, recuerdos, diarios, correspondencia, ¡autoficción, si así se desea! pero, siempre, narración en primera persona...
Quedo tuyo affmo., mi querida amiga de cuadernos de bitácora, Manuel Mª